Saludo de la directiva

Estimados compañeros:

 

      Corren tiempos difíciles para nuestro gremio. Agonizamos y sólo hay un camino: reciclarse.

 

      Los cambios nunca han sido fáciles de asimilar y durante demasiado tiempo la gestión de nuestras orquestas se ha hecho de forma arbitraria, descontrolada y de manos ajenas a las nuestras. Hemos adquirido ideas y costumbres que chocan con el criterio empresarial que hay que adoptar en la actualidad.  Nos espera una ardua labor, pero nadie, a excepción de nosotros mismos, va a cuidar de nuestros intereses, tengámoslo presente.

 

      No podemos obviar que desde el momento en que somos empresas la total responsabilidad de toda nuestra gestión recae única y exclusivamente sobre nosotros (y nadie más).  Por tanto es imprescindible estar al tanto de cómo actuar dentro del marco que la ley nos impone.

 

      Ningún intermediario o agente comercial tiene el derecho a imponer sus propias pautas en nuestra empresa, ya que son ajenos a ella y por lo tanto no responderían ante los problemas que pudiesen surgir de una mala decisión.

 

      Nuestro gremio está ya muy castigado. No podemos asumir más actuaciones correctivas por parte de las administraciones. Pretender esperar diferentes resultados haciendo lo mismo una y otra vez no tiene sentido y sólo nos abocará a tener que cerrar nuestras empresas con grandes pérdidas.

 

      Nos consta que todavía hay muchas cosas que cambiar y mucho trabajo por hacer, y esto debe comenzar desde la empresa de cada uno.  Es nuestro deber darle a este gremio tan numeroso la posición que merece, ya que son muchos puestos de trabajo los que crea, una elevadísima facturación la que genera, aportando ingresos a muchas familias y también a las arcas públicas.

 

      Las orquestas son el motor de este gremio y es por tanto a ellas a las que les corresponde tomar el control de sus empresas.

 

      No obstante, ASEVEGA quiere apostar por una colaboración con los agentes y redes comerciales que trabajen de forma legal, ya que realizan una labor muy valiosa, y tenemos el convencimiento de que para ellos será mucho más fácil y positivo trabajar con un producto saneado que no les reporte preocupaciones. Sin embargo no se les puede conferir más autoridad que esa, la de comerciales y comisionistas, y como tal no pueden decidir sobre nuestros negocios.  Las normas del juego las marca la legislación vigente y a esas normas nos tenemos que adaptar todos.

 

      Y cada elemento de este sector debe incorporarse a sus respectivas asociaciones, orquestas con orquestas, representantes con representantes, músicos con músicos,  y a partir de ahí se pueden crear las bases de comunicación y colaboración, cada uno defendiendo los intereses de los suyos.

 

      ASEVEGA se ha creado con decisión, trabajo, y sobre todo valor.  La mayoría llevamos muchos años trabajando duro en una profesión a la que amamos  y respetamos, con la que nos hemos ganado la vida, que merece ser rescatada para las generaciones venideras.  No podemos ni debemos seguir mirando hacia otro lado, porque sería obviarnos a nosotros mismos.

 

      Os esperamos con los brazos abiertos si es vuestro deseo.  El nuestro es solamente ayudaros.  Y no olvidemos que los cambios van a suceder, con o sin nuestra aportación, y nosotros personalmente queremos formar parte de ellos.

 

Un saludo cordial.